LA TEORÍA DE LA DERIVA CONTINENTAL
La teoría de la tectónica de placas describe la superficie de la Tierra como una superficie dividida en grandes placas cuyos lentos movimientos desplazan los continentes a la deriva alrededor del globo. Esta teoría fue aceptada por los científicos especializados en el estudio de la Tierra a partir de 1960. Con anterioridad, Alfred Wegener y su teoría de la deriva continental, propuesta a principios del siglo XX, fue creando un caldo de cultivo para su aceptación.

A continuación se presenta un fragmento de la obra de Wegener:

En contra de todas las bases de conocimientos anteriores, un meteorólogo alemán causó un revuelo en el mundo de la geología con su aventurada teoría sobre la naturaleza de la superficie de la Tierra. En 1915, Alfred Wegener publicó El origen de los océanos y continentes, en el que afirma que el saliente de Brasil y la depresión de la parte sudoeste de África encajan perfectamente, como piezas de un puzle. Sostenía que los dos continentes habían estado unidos en el pasado y después se habían separado. Para mostrar más pruebas del desplazamiento de los continentes, o “deriva” continental, como se tradujo la palabra alemana original, Wegener hizo referencia a los fósiles de un mesosaurio, un reptil de 279 millones de años de antigüedad que sólo se encontró en el este de Sudamérica y en el oeste de África. La mayoría de los geólogos de su generación explicaban estas similitudes suponiendo que existía un puente de tierra que los conectaba y que posteriormente se había hundidoen el fondo del océano. Sin embargo, Wegener suponía que los restos de huesos del mesosaurio se habían encontrado en lugares tan distantes porque estas regiones se habían separado hacía unos 125 millones de años, separando  lentamente los grupos de fósiles del mesosaurio. Los continentes que conocemos en la actualidad formaban antes un único supercontinente, al que denominó Pangea.
El meteorólogo no sabía con certeza cómo se habían movido estos enormes bloques, pero sugirió que la fuerza centrífuga de la Tierra y la fuerza gravitacional del Sol y la Luna los podrían haber impulsado por la certeza oceánica. Muchos geofísicos relevantes estaban convencidos de que dichos mecanismos no eran suficientes para tal tarea. Sin embargo, en 1929, Arthur Holmes, de Inglaterra, partidario de esta teoría, sugirió que el flujo convectivo de la roca calentada del manto situado bajo la corteza podría proporcionar la fuerza motriz necesaria, es decir, que cuando el material rocoso que se encuentra en las profundidades del manto se calienta, se vuelve manos denso y sube a la superficie, donde se enfría y se hunde para posteriormente volver a calentarse y subir de nuevo. Sin ninguna otra prueba de este tipo de mecanismo, la teoría de la deriva continental consiguió atraer a pocos adeptos.

Academia Nacional de las Ciencias de Estados Unidos
Y para complementar la explicación, a continuación se muestra una infografía sobre el movimiento de las placas tectónicas:
ACTIVIDADES
1º. Contesta a las siguientes preguntas:

a) Cómo se llama la obra en la que Wegener expuso su revolucionaria teoría?
b) ¿Por qué crees que fue minoritariamente aceptada? ¿Qué pensaban otros estudiosos del tema?

2º. Enumera las evidencias que empleó Wegener para sostener su teoría.

3º. Trata de explicar por escrito y con tus propias palabras el significado de la deriva continental, de forma que puedas comprenderla con facilidad tus compañeros.