Ir a inicio Ir a conoce la web  
 
 
 
 
 
 
  - Menú principal (para acceder sitúa el cursor encima de las cuatro opciones disponibles)
 
  Profe de sociales es la web educativa del profesor David Ruiz Becerra. Es una página especializada en el desarrollo curricular de las materias propias del Departamento de Geografía e Historia de la enseñanza secundaria.
 
Temario Actividades Presentaciones Audiovisuales
Unidad 2. El siglo XIX. Temario
  1. El estallido de la Revolución Francesa.
  2. Las etapas de la Revolución Francesa.
  3. El Imperio napoleónico.
  4. Restauración, liberalismo y nacionalismo.
  5. Las revoluciones liberales y nacionales.
  6. Las unificaciones de Italia y Alemania.
TEMA 2. LIBERALISMO Y NACIONALISMO
Ir a presentación idónea para seguir la unidad didáctica

1º. El estallido de la Revolución francesa
1.1. LAS CAUSAS DE LA REVOLUCIÓN
De forma muy general, podemos destacar como tres las causas fundamentales que provocaron el estallido revolucionario:

  1. Desde 1760 se venían sucediendo en Francia malas cosechas que provocaron el alza del precio de los alimentos y el descontento popular.
  2. La burguesía, enriquecida durante el s. XVIII, se mostraba descontenta antu su marginación social, puesto que sólo los privilegiados podían ostentar cargos y gozar de reconocimiento social.
  3. Importante crisis financiera debido a los elevados costes del Estado o a la ayuda francesa a la independencia de Estados Unidos.

1.2. EL COMIENZO DE LA REVOLUCIÓN: 1789
La Revolución francesa comenzó con una revuelta de la burguesía que se negaba a aceptar la reforma fiscal que le obligaba a pagar impuestos. De esta manera, exigieron a Luís XVI a convocar los Estados Generales. En este organismo estaban representados los tres estamentos (nobleza, clero y Tercer Estado) y, según la tradición, cada estamento tenía un único voto. Los diputados del Tercer Estado se negaron a aceptar este medelo de votación y el 20 de junio se erigieron en Asamblea Nacional (representantes de la nación) y se comprometieron a elaborar una constitución que reflejase la voluntad de la mayoría de los franceses.

Estaba en juego, por tanto, el concepto de soberanía entre si pertenecía al Rey o al pueblo.

1.3. EL FIN DEL ANTIGUO RÉGIMEN
El pueblo de París respaldó en la calle a los representantes del Tercer Estado y ante el temor de las tropas reales detuvieran a los diputados, el 14 de Julio asaltaron la fortaleza de la Bastilla, tomaron armas y se dispusieron a defender por la fuerza el proceso revolucionario.

La revuelta se extendió, entonces, al campo en forma de revuelta antiseñorial (Gran Miedo)
Ante la radicalización popular, la Asamblea Nacional Constituyente decretó la abolición de los privilegios feufales y promulgó la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, que reconocía como derechos inalienables las libertades individuales y colectivas, así como la igualdad ante la ley y los impuestos.

2º. Las etapas de la Revolución Francesa
Tras la creación de la Asamblea Nacional Constituyente, se inició el proceso de transformar Francia en un sistema liberal. Ello se realizó en un proceso que tuvo tres fases fundamentalmente:

2.1. LA MONARQUÍA CONSTITUCIONAL (1789-1792)
En el otoño de 1789, el rey y la nobleza aceptaron la nueva situación, y la Asamblea Nacional Constituyente comenzó un proceso reformista para convertir a Francia en una monarquía constitucional y parlamentaria. Las reformas más importantes son las siguientes:

  • En 1791 se promulgó una nueva constitución (de carácter liberal) en la que se garantizaba la división de poderes, la soberanía nacional, el sufragio censitario, etc.
  • Tras la aprobación del texto constitucional, se formó una Asamblea Legislativa, que redactó nuevas leyes para garantizar la igualdad de los ciudadanos, obligó a la nobleza.
  • Con el objetivo de atajar la crisis financiera se expropiaron los bienes de la Iglesias, que fueron declarados bienes nacionales (desamortización) y vendidas a particulares.

Las reformas de este periodo satisfacían a los grupos burgueses, pero el nuevo régimen contaba con multitud de opositores: la nobleza, que deseaba recuperar sus privilegios; el clero, descontento ante la desamortización; la monarquía, que conspiraba para derribar a la Asamblea; y los sectores populares, que criticaban el sufragio censitario y el encarecimiento de la vida.

Entre los revolucionarios destacaban:

  • Los Girondinos, moderados partidarios de realizar una revolución lenta, sin enemistarse con la monarquía o la nobleza.
  • Los Jacobinos, radicales partidarios de realizar una revolución rápida, donde la violencia estuviera justificada.
  • Los Cordeliers, que contaban con el apoyo de los sans-culottes, milicias populares de París que aspiraban a profundizar en las reformas y proclamar la república.

Dada la situación, la monarquía francesa busco apoyo en el resto de monarquías absolutistas existentes en Europa (ejemplo de ese acercamiento es la Fuga de Varennes, intento de huída del rey) De esta forma, la Asamblea Legislativa declaró la guerra a Austria. Los austríacos invadieron Francia y llegaron a las puertas de París. La situación originó un clima de revuelta entre los sans-culottes, quienes asaltaron el palacio real, encarcelaron al monarca y proclamaron la república (septiembre de 1792)

2.2. LA REPÚBLICA DEMOCRÁTICA (1792-1794)
1º. La Convención girondina
La república quedó en manos de los girondinos, que convocaron elecciones para la nueva Convención Nacional.

La Convención llevó a cabo un juicio contra el rey Luís XVI y su mujer María Antonieta, siendo finalmente guillotinados. La muerte del rey provocó una alianza de las monarquías europeas, que formaron una coalición contra la Francia Revolucionaria, que finalmente invadieron Francia. A la vez, dentro del país estallaron algunas revueltas contrarrevolucionarias, sobre todo en La Vendée.

2º. La Convención jacobina
En 1793, los jacobinos se hicieron con el poder y detuvieron a los principales dirigentes políticos girondinos. En ese mismo año se promulgo la Constitución de 1793 (de carácter social) El poder durante esta época quedó en manos de Robespierre.

Para hacer frente a la amenaza exterior, la república organizó un ejército, decretó la leva en masa (reclutamiento forzoso de la población para servir en el ejército sin distinción de clase ni condición) e impulsó la política del “Terror”, ya que se suspendieron las libertades, se castigaron a los contrarrevolucionarios.

A pesar de que 1794, un año después de las medidas descritas anteriormente, la situación tanto interna como exterior mejoró para Francia, el radicalismo de esta etapa dio lugar al golpe de Estado de Termidor, en el que los jacobinos fueron derrocados y dirigentes como Robespierre ejecutados.

2.3. LA REPÚBLICA BURGUESA (1794-1799)
Tras el golpe de Estado, la burguesía conservadora volvió a tomar el control de la Revolución. Se elaboró una nueva constitución, la de 1795 (de carácter moderado) que otorgaba el poder ejecutivo a un gobierno colegiado (Directorio) y el poder legislativo a dos cámaras (el Consejo de los Quinientos y el Consejo de los Ancianos)

Este nuevo gobierno se caracterizó por tratar de llegar una política de consenso y situada a medio camino entre el absolutismo y las medidas sociales de los jacobinos.

En este contexto de crisis económica y social, y en plena guerra contra las potencias absolutistas de Europa, el ejército empezó a ganar prestigio. Dentro del mismo, un joven general llamado Napoleón Bonaparte, con el apoyo de la burguesía, protagonizó un golpe de Estado que puso fin al Directorio e inauguró el Consulado (1799-1804)

3º. El Imperio napoleónico
3.1. NAPOLEÓN: DE CÓNSUL A EMPERADOR
En 1799, Napoleón fue nombrado cónsul y su política de gobierno se encaminó a consolidar los logros de la revolución burguesa. Hombre activo y enérgico emprendió numerosas reformas como una mayor centralización de Francia, reforma de la Hacienda o en justicia (Código Civil de 1804)

En 1804, Napoleón se sentía tan fuerte que se hizo coronar emperador.

3.2. LAS CONQUISTAS NAPOLEÓNICAS
Uno de los motivos del prestigio y el poder de Napoleón fue su capacidad para derrotar a los monarcas absolutos europeos en el campo de batalla o a nivel diplomático.

Las tropas de Napoleón consiguieron conquistar una gran parte de Europa. En todos los países anexionados o bajo influencia francesa, Napoleón colocó en el trono a familiares o generales de su ejército. Además, en todo los países conquistados impulsó las ideas revolucionarias: supresión de los derechos señoriales, etc.

3.3. LA CAÍDA DE NAPOLEÓN
Los ejércitos napoleónicos actuaron como conquistadores,  sometiendo a las naciones ocupadas y favoreciendo los intereses materiales de Francia por encima de los ideales revolucionarios. Todo ello desencadenó en los territorios ocupados fuertes sentimientos nacionales contra la Francia invasora.

El levantamiento protagonizado por los españoles en 1808 contra la invasión e imposición de un rey extranjero (José Bonaparte), fue el primero y el que marcó el declive del Imperio napoleónico.

En 1814, tras ser vencido en Rusia y en España, Napoleón abandonó el poder. A pesar de un efímero retorno, en 1815 fue derrotado en Waterloo y desterrado en la isla de santa Elena, donde murió en 1821.

4º. Restauración, liberalismo y nacionalismo
4.1. LA EUROPA DE LA RESTAURACIÓN
Los Estados vencedores (Rusia, Reino Unido, Prusia y Austria) a Napoleón se reunieron entre 1814 y 1815 en el Congreso de Viena. El objetivo era la restauración del absolutismo monárquico. Para ello, se acordó:

  1. Reponer los monarcas absolutistas en sus tronos y, a la vez, remodelar el mapa europeo. Así pues y como ejemplo, Francia volvió a sus fronteras de 1792.
  2. Crear un sistema de defensa mutua del absolutismo. Se concretó en la creación de la Santa Alianza, un tratado de ayuda mutua entre los monarcas europeos ante cualquier amenaza de revolución liberal, que admitía el derecho de intervención militar.

A pesar del aparente retorno al Antiguo Régimen, las ideas generadas por la Revolución Francesa habían influido en muchos países europeos. Así, a partir de 1815, liberalismo y nacionalismo se convirtieron en las dos fuerzas de oposición a la Restauración.

4.2. EL LIBERALISMO
El liberalismo es un sistema político que se centra en el individuo. El Estado, por tanto, debe garantizar los derechos (ciudadanos) y las libertades fundamentales de las personas. Como conclusión podemos destacar que las principales características del liberalismo son:

  • Soberanía nacional.
  • La división de poderes, con un parlamento representativo elegido por sufragio.
  • Se reconocía el derecho de propiedad individual.

4.3. EL NACIONALISMO
El nacionalismo es una ideología  política que sostiene el derecho de los pueblos a decidir sobre ellos mismos y a defender su soberanía. Así pues, se puede definir el concepto de nación como conjunto de personas que comparten una historia en común, una lengua, un idioma, tradiciones… y que desean vivir en común.

El nacionalismo se expandió a lo largo del siglo XIX en defensa de una Europa de naciones libres frente a la Europa de la Santa Alianza y de los imperios absolutistas. Esto dio lugar al nacimiento de movimientos independentistas en el Imperio Otomano y Austrohúngaro, y las unificaciones de los Estados italianos y alemanes.

5º. Las revoluciones liberales y nacionales
La fuerza del liberalismo y del nacionalismo se demostró en tres grandes oleadas revolucionarias (1820, 1830 y 1848) que terminaron por derrocar al sistema de la Restauración.

5.1. LAS REVOLUCIONES DE 1820
Hacia 1820, una serie de levantamientos liberales dirigidos fundamentalmente por militares intentaron en diversos países acabar con el absolutismo y tomar el poder mediante insurrecciones armadas, pero fueron vencidos por los ejércitos de la Santa Alianza. Sólo hay dos excepciones:

  1. Grecia que proclamó su independencia del Imperio Otomano en 1822.
  2. La América colonial española, que consigue su independencia entre 1808 y 1825.

5.2. LAS REVOLUCIONES DE 1830
La segunda oleada revolucionaria se produjo en Europa central y occidental entre 1829 y 1835. La diferencia principal diferencia con las revoluciones de 1820 es que en esta nueva oleada contó con un importante apoyo popular.

El movimiento comenzó en Francia (donde se derrocó al monarca absoluto Carlos X de Borbón) y siguió por Bélgica (que consiguió la independencia de Holanda), en Polonia (siendo reprimida por el zar de Rusia), Gran Bretaña (donde se aumentaron los derechos de los ciudadanos) y España (donde se creó un sistema político liberal)

5.3. LAS REVOLUCIONES DE 1848: LA PRIMAVERA DE LOS PUEBLOS
En Europa occidental, la revolución de 1848 significó la aparición de los ideales democráticos: sufragio universal, soberanía popular, igualdad social…

Como en las de 1830, la revolución de 1848 se inició en Francia (donde se proclamó la república), pero fue en el Imperio Austríaco donde más impacto tuvo, ya que supuso el triunfo de las ideas nacionalistas de los pueblos que componían el imperio (Hungría, Bohemia…)

6º. Las unificaciones de Italia y Alemania
En la segunda mitad del siglo XIX se produjeron los procesos de unificación de Italia y Alemania, que presentaron una serie de similitudes:

  • La unidad fue dirigida por el territorio más desarrollado de cada uno de los países (Piamonte en Italia y Prusia en Alemania)
  • Las unificaciones se consiguieron después de años de intensos conflictos armados.

6.1. UNIFICACIÓN ITALIANA
Italia estaba dividida en siete Estados: Reino de las Dos Sicilias, Estados Pontificios, Piamonte-Cerdeña, Lombardía-Veneto (que pertenecían al imperio Austríaco) y los Ducados de Parma, Módena y Toscana.
La unificación tuvo dos principales protagonistas:

  • Cavour, jefe del gobierno piamontés, que inició la guerra contra Austria  y consiguió la anexión de Lombardía.
  • Garibaldi, que dirigió un levantamiento popular, y que derrocó a los monarcas de los Estados del centro y sur de Italia.

La unificación italiana presenta las siguientes etapas:

  1. Anexión de Lombardía a través de una guerra entre el Piamonte-Cerdeña (con ayuda francesa) y el Imperio Austríaco (Se gana la Lombardía y el Piamonte cede Niza y Saboya a Francia)
  2. Anexión de los Ducados de Parma, Módena y Toscana (de forma pacífica a través del avance de Cavour hacia el sur)
  3. Anexión del Reino de las Dos Sicilias (a partir de las conquistas de Garibaldi)
  4. Anexión del Véneto, a partir de la Guerra austríaco-prusiana (1866)
  5. Anexión de los Estados Pontificios, a partir de la Guerra franco-prusiana (1870)

6.2. UNIFICACIÓN ALEMANA
Alemania estaba fraccionada en treinta y seis Estados, y el principal problema para su unidad era la rivalidad entre las dos potencias germánicas: Prusia y Austria. El primero consiguió convertirse en el motor de la unificación, mediante dos vías:

  • Vía diplomática, potenciando la unión aduanera (Zollverein) que agrupaba a los Estados alemanes con la excepción de Austria.
  • Vía militar, venciendo a Austria en la Guerra de los Dos Ducados.

La unificación tuvo como líder carismático a Otto Von Bismarck y presenta las siguientes etapas:

  1. Guerra de los Dos Ducados(1864) Prusia y Austria luchan juntos por conquistar dos Estados alemanes que pertenecía en ese momento a Dinamarca.
  2. Guerra austríaco-prusiana (1866) Prusia no cumple el Tratado de paz que pone fin a la Guerra de los Dos Ducados, al no ceder a Austria el Estado que le corresponde. Guerra vencida por Prusia y se convierte, por tanto, en el único motor de la unificación.
  3. Vía diplomática. A través de acuerdos de tipo económico, Prusia consigue la unificación de gran parte de los Estados alemanes (como respuesta se crea una Alemania federal)
  4. Anexión de Alsacia y Lorena, a partir de la Guerra franco-prusiana (1870-1871) Tras esta guerra se proclamó el II Reich (imperio) y siendo proclamado Guillermo I káiser (emperador)
 
 
Diccionarios
Ir al Diccionario de la Real Academia de la Lengua española (RAE) Ir a diccionario de términos históricos Ir a diccionario de términos geográficos
Material educativo
Ir a mapas Ir a atlas histórico
Ir al comentario de texto histórico Ir a cómo citar fuentes
Ir a cómo hacer un buen esquema Ir a crear un eje cronológico
Foro educativo
 
Ir a cómo hacer una revista escolar
 
 
Portal de Educación Delphos Papás 2.0. IES Blas de Prado CRFP Legislación
MAPA WEB www.profedesociales.com © TOLEDO CONTACTA
Ver revista Saber Consumir Ir a Inicio Ir al Diccionario de la Real Academia de la Lengua española (RAE) Ir a diccionario de términos históricos Ir a diccionario de términos geográficos