Ir a inicio Ir a conoce la web  
 
 
 
 
 
 
  - Menú principal (para acceder sitúa el cursor encima de las cuatro opciones disponibles)
 
  Profe de sociales es la web educativa del profesor David Ruiz Becerra. Es una página especializada en el desarrollo curricular de las materias propias del Departamento de Geografía e Historia de la enseñanza secundaria.
 
Historia de la Autonomía andaluza Volver

El nacionalismo andaluz es un movimiento político y social que defiende el reconocimiento de Andalucía como una nación. Abarca un amplio espectro de opinión: desde partidarios del federalismo[cita requerida] o confederalismo dentro de España, posturas autonomistas o posturas cercanas al independentismo o abiertamente independentistas.

Como todo nacionalismo, se trata de un pensamiento transversal que aglutina a ideologías tanto de izquierdas, de centro como de derechas. Si bien es cierto, históricamente y actualmente el nacionalismo andaluz tiende a identificarse más bien con la izquierda ya que no surge con los objetivos propios de los nacionalismos burgueses europeos del siglo XIX, sino como rechazo al subdesarrollo material, social y económico propiciado por una política centralista y capitalista del Estado Español.

Precedentes o andalucismo cultural
Ideológicamente se conformó en las tres primeras décadas del siglo XX, como la variante política del andalucismo cultural o folklorista que se difundió desde la Sociedad Antropológica de Sevilla y el Ateneo de Sevilla a finales del siglo XIX, donde empiezan a desarrollarse una serie de estudios e investigaciones encabezados por intelectuales como Mario Méndez Bejarano, Antonio Machado Núñez, su hijo Antonio Machado Álvarez, Isidro de las Cagigas y Joaquín Guichot, produciéndose así lo que se ha denominado como el “descubrimiento de la identidad cultural andaluza”.

Primeros pasos del nacionalismo andaluz
En 1912 el diario sevillano "El Liberal" abre información pública sobre la necesidad de la existencia político-regional de Andalucía, lanzándose la idea de una Asamblea Andaluza, provocando gran actividad en el Ateneo de Sevilla. Al año siguiente, se celebrarían en dicho ateneo los Juegos Florales, cuyo tema principal fue el regionalismo andaluz. Paralelamente en Ronda se celebraba el I Congreso Internacional de Economistas Fisiócratas, a donde acude y hace su primera intervención pública Blas Infante. En 1915 se publica "El Ideal Andaluz" de Blas Infante, convirtiéndose así éste en líder y coordinador del movimiento andalucista en los años posteriores, hasta su muerte en agosto de 1936.
Sin embargo, no es hasta la Asamblea de Córdoba en 1919, donde el movimiento político andalucista se postura a favor de la abolición de los poderes centralistas y por una Federación Hispánica, y se define además a Andalucía claramente y sin ambigüedades como “realidad nacional” y “patria”. La última reforma del Estatuto de Autonomía de Andalucía se remite a este manifiesto para justificar la expresión realidad nacional que aparece en el preámbulo del mismo. Además, Blas Infante está reconocido oficialmente por el Estatuto de Autonomía andaluz como "Padre de la Patria Andaluza".

Transición y lucha por la autonomía
A partir de 1975 tiene lugar el último momento de efervescencia del nacionalismo andaluz, producto de la realidad socio-económica de la región y el debate autonómico. Como han señalado los expertos en el tema, la emigración masiva de andaluces desde los años 60 hasta la recuperación económica (últimos estudios los cifran en 2.000.000) fue uno de los factores decisivos en este impulso andalucista por dos razones; la económica, ya que decenas de miles de familias andaluzas fueron conscientes de la gran contradicción entre la potencialidad de su región (territorial, demográfica, agrícola...) y su realidad de pobreza y subdesarrollo. El otro factor que propició la emigración forzada fue de carácter socio-cultural, ya que por primera vez estos andaluces tuvieron conciencia de su propia identidad cultural diferenciada a la de otras regiones como Cataluña, Madrid, Valencia o País Vasco.

Por otro lado tenemos la cuestión autonómica, que privilegiaba a las consideradas como regiones históricas, es decir: Cataluña, País Vasco y Galicia, adquiriendo la autonomía en su máxima expresión y por la vía rápida, esto es, mediante el artículo 151 de la Constitución Española de 1978. Así el pueblo andaluz, viéndose que quedaba fuera de esta opción, fue consciente del agravio comparativo que se iba a producir dando lugar a regiones de primer y segundo orden. La reacción de la población andaluza fue tajante e inmediata, convocándose en octubre de 1977 una comisión de parlamentarios andaluces para sentar las bases del futuro proyecto autonomía. Semanas después, el 4 de diciembre, en todas las ciudades importantes de Andalucía y también en Barcelona (donde se concentraba una importante comunidad de emigrantes andaluces) se vivió una jornada de apoyo a dicha comisión que lanzó a la calle a 1.000.000 de andaluces aproximadamente. En la ciudad de Málaga, el joven Manuel José García Caparrós moría a consecuencia de un disparo por parte de la policía mientras enarbolaba una bandera de Andalucía.

Desde este día hasta la aprobación en referéndum del Estatuto de Autonomía en diciembre de 1981, se vivirá en Andalucía un momento de efervescencia identitaria que impregnaría el ámbito cultural y político de la sociedad andaluza de la época.

 
 
Diccionarios
Ir al Diccionario de la Real Academia de la Lengua española (RAE) Ir a diccionario de términos históricos Ir a diccionario de términos geográficos
Material educativo
Ir a mapas Ir a atlas histórico
Ir al comentario de texto histórico Ir a cómo citar fuentes
Ir a cómo hacer un buen esquema Ir a crear un eje cronológico
Foro educativo
 
Ir a cómo hacer una revista escolar
 
 
Portal de Educación Delphos Papás 2.0. IES Blas de Prado CRFP Legislación
MAPA WEB www.profedesociales.com © TOLEDO CONTACTA
Ver revista Saber Consumir Ir a Inicio Ir al Diccionario de la Real Academia de la Lengua española (RAE) Ir a diccionario de términos históricos Ir a diccionario de términos geográficos